Seri­a el comercio, amigo: nunca culpes al destino de lo que te ocurre por usar Tinder